Madre sustituta



Cuando los conocí, Facundo tenía 6 años y Delfina 7. Su mamá había fallecido 6 meses antes de cáncer de mama, luego de dos años de tratamientos, agonías y pelucas. La niñera anterior no aguantó más, ella estuvo ahí los peores meses. Me enamoré de ellos desde el principio. Su padre, un contador muy correcto, puntilloso y de muy buenos modales me puso a prueba un mes y después me blanqueó. Poner en blanco a una empleada doméstica desde el principio habla de la persona que uno es.Todavía no era madre, hacía un mes que había empezado a buscar a ese bebé que llegaría tres años después.

Delfina era un torbellino, una enana temperamental, enojona y embroncada con el mundo. Todo su comportamiento trataba de ocultar su sensibilidad y ese dolor en el alma que siempre la va a acompañar. Su frase preferida hacia mi era “vos no sos mi mamá”. Y claro que no lo era, ni lo quería ser. Lo que si me hubiera gustado era poder hacer un pase mágico para borrar esa historia dolorosa, esa que uno ni siquiera puede llegar a imaginarse.

Facundo era un amor. Un enanito cariñoso, también con un temperamento fuerte pero más dócil que su hermana. No porque sufriera menos, sino porque exteriorizaba más. El Facu empezó primer grado de mi mano, y apenas no le salía una letra lloraba a mares, lloraba mucho a veces, y yo sabía que no era por la letra.

El papá, el viudo, era un hombre con una fortaleza que admiré con el tiempo, aunque en aquel momento no entendía mucho su rigidez hacia los niños. Cargaba con una culpa atróz: le había regalado a su mujer las prótesis mamarias que tanto deseaba porque era “chata” y la operación hizo que se confundiera el tumor con una inflamación propia de la intervención. Un tumor que luego fue imparable.

Mi trabajo comenzaba a las dos de la tarde, cuando los niños ya habían comido y el papá estaba por llegar del trabajo. De tarde trabajaba en su estudio, en la casa, así que casi siempre estaba presente. Conmigo los niños hacían la tarea, tomaban la leche, los llevaba a fútbol y a jockey, invitaban amigos y jugábamos juntos. A mi me tocaba el lugar de niñera copada. Era una más.

Al principio fue muy difícil y muchas veces quise renunciar. Los niños me encerraban, me pateaban, me hacían cosquillas hasta hacerme descomponer y llamaban a la abuela materna inventando que yo los había encerrado, que yo les había pegado, para hacerme comer el garrón de la cagada a pedo telefónica.

Los llevé al médico, al dentista, acompañé día a día a Facu en su rehabilitación cuando se quebró, lloré con Delfi muchas, muchísimas veces, porque se enojaba con su papá, la calmé de tremendos berrinches que terminaban con patadas a la puerta. Y también crecí con ellos. Viví día a día su transformación en niños un poco más felices, con un poco más de vida. Respondí a sus preguntas de qué era el cáncer, qué es la menstruación, y me comí las cargadas cuando su padre les contó como venían los bebés al mundo, al son de la pregunta “vos con pablo hacés el sexo??”.

Los amé cada día que compartí con ellos: cuando les tocaba tomar el remedio y les metía el vaso de jugo para sacarse el gusto, cuando a veces me quedaba de noche y les llevaba el licuado a la cama, cuando se dejaban cortar las uñas sólo por mí porque el papá les hacía doler y cuando les enseñé a hacer panqueques. Estuve con ellos cuando les preparaba la leche y cuando aprendieron a hacérselas solos, fui parte de esa familia cuando la psicopedagoga me citaba para ver cómo iban las cosas. Pasé cumpleaños, comuniones, navidades…Y aunque siempre tuve claro que no era su madre, traté todo el tiempo de menguarles la ausencia.

Anuncios

Acerca de Remalamadre

Mamá de dos
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Madre sustituta

  1. angulita dijo:

    que lindo, vero. me encantó

  2. Piel de gallina… Qué lindo, Vero. Qué bueno que hayas podido estar ahí ocupando ese lugar. No los viste más después? Me tocó ser niñera por unos meses de la hija de una amiga (7 años). Historia complicada también. Siempre digo que fue un ensayo para ser mamá :)Besos!

  3. Mona Lisa dijo:

    Sí…estuvieron cuando nació Milo, fueron al primer cumple, y los visitamos miles de veces…pero ahora la nena tiene 13 años ya! Están gigantes mis enanos…

  4. Emilia dijo:

    Que coraje y que linda historia. Pese a lo triste de la situación, el cariño que los une es de los que no se borran con el paso del tiempo.

  5. Mona Lisa dijo:

    Es eso, tal cual, un lazo que quedará ahí por siempre. Puede haber muchas niñeras…las hubo después de mi…pero en situaciones muy diferentes. Los tengo en facebook y somos muy compinches…Gracias Emilia por comentar!!

  6. Mona Lisa dijo:

    Los tengo en face, estuvieron en el nacimiento de Milo, en su primer cumple y hemos ido varias veces. Desde que vivo afuera de la ciudad se me ha hecho imposible, pero siempre me invitan…lo que pasa que ya están re grandes. La nena tiene 13 años ya, y sus ocupaciones de pre-adolescente.

  7. Patricia N. dijo:

    Uy pobrecitos esos chiquitos, pero por suerte encontraron a alguien con quien pasar sus penas y sus alegrias, sus fracasos y logros! Seguramente sos una de las personas mas importantes en sus vidas!Hermosa entrada!Besos!

  8. Mona Lisa dijo:

    Gracias Pato! Qué bueno tenerte de vuelta por acá!! La verdad que yo pienso lo mismo, estuve en momentos muy importantes de su crecimiento y ellos lo reconocen permanentemente. Te mando un beso enorme.

  9. la llorana, de este lado, llora. sos tanita, pero tenés un sol ahí adentro.

  10. Mona Lisa dijo:

    Gracias amiga! yo tb lloré cuando lo escribí. Te quiero!

  11. Emilia dijo:

    Con mi vuelta al trabajo estoy aprovechando más tiempo que tengo frente a la computadora (que cuando estaba de mamá full time) para ponerme al tanto de otras madres bloggers que no había descubierto. Un gustazo lo suyo!Y sus honestidades brutas

  12. majito d dijo:

    Qué lindo! qué emocionante…

  13. Mona Lisa dijo:

    Muchas gracias Emi…yo tb te acabo de descubrir…besotes

  14. Lloré. Sos tan(ita) linda!!! Te quiero para siempre ♥

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s