Mi abuelo, el poeta..

Lo escribió mi abuelo Luis Alberto Curvale cuando yo tenía 7 años.
 

Estabas paradita ahí- ¡cuando no!- al lado de tu abuela Gina, tan querida por ti y por todos…
Menudita, hasta frágil parecías…
Y como un tierno pero decidido desafío, pediste leer tú los versos del Aniversario.
Tu vocecita se alzó, entonces, como una melodía que fue ganando al silencio y te escuchamos enmudecidos, porque al conjuro de tu lectura, la emoción nos ponía un nudo en la garganta…
Tal vez fue la armonía de tu voz, o acaso la soltura de tu serena personalidad quienes mágicamente, como enancado en la nostalgia me ubicaron allá lejos en el tiempo, junto a esa inolvidable maestra madre en aquella escuelita de Andrade, tan chiquita pero tan querida…
Querida Vero, como retribución a la gracia de ese momento tan especial que me regalaste, el Tata te deja estos versos escritos con todo Amor…

                                                CUANDO TE ESCUCHÉ LEER
                                        Para Verónica, como recuerdo del 2° grado

Cuando te escuché leer, me quedé tan sorprendido
Viéndote tan natural, con tanta gracia y estilo,
Como ibas superando, el texto así de corrido,
Que sentí  tu vocecita, calando muy dentro mío…

Fue acaso emoción de abuelo, al ver su nieta crecida
Que era capaz de expresar la muestra de su saber?
O era también aprender esta lección de la vida
Que nos repite vivencias de un retazo del ayer?

Era, tal vez, que el espíritu ya estaría predispuesto
Al son de aquellos festejos del grato acontecimiento?
¡Qué calidez en la mesa, de hijos, abuelos y nietos!
¡Oh duendecillo del vino, que entrelazas sentimientos!

O quizás, Vero querida, simplemente ha sucedido
Que aquello que tu leías, como arrullando a tu niño,
Eran unos pobres versos que el Tata le había ofrecido
A la dulce abuela Gina, con el más grande cariño!

Lo cierto es que reviví emociones y recuerdos
Viéndome como hoy a ti, allá lejos en el tiempo,
Con mi maestra, en la escuela, tan chica en metros cubiertos
Pero tan grande en mi afecto y fiel reconocimiento!

Y en esa mezcla tan íntima, de aconteceres de ayer
Con este presente de hoy que me deja tu lectura,
Entrecerrando los ojos, tal vez puedas entender
El porqué de esa nostalgia que transmite tu ternura!

Soñamos los mismos sueños!… Comprendes, querida Vero?
Transitamos por la senda de quien regala ilusiones,
Del que viviendo en la tierra, busca bellezas del cielo,
Haciendo de lo infinito, el mundo de sus creaciones!

Y es a través de ese don, que heredaste de tu abuelo
Que quisiera hablar contigo, en nombre de mi experiencia
Antes que te crezcan alas, pichona y alces el vuelo
Y se conviertan en pasado, tu niñez y tu inocencia!

Conserva con gran soltura, todo tu comedimiento
Pero juega, siempre juega, juega tanto como puedas,
Que es tuyo y de tus hermanos este dichoso momento
Que no se paga jamás, ni con la mejor moneda!

Estudia y haz tus deberes con dedicada labor
Pero que esa obligación no te haga vivir de prisa,
Que te olvides de que hay sol, hay música y hay color;
Mil causas para lucir la gracia de tu sonrisa…

Se buena ayuda en tu casa, pues conoces los quehaceres,
Más recordando el País de la Magia y Fantasía
De Cenicienta y sus Hadas, Príncipes y BlancaNieves,
Para que sigan poblando tus sueños, querida mía!

Lucha por lo que desees, pero la mejor firmeza
Dedícala a mantener una muñeca en tus brazos,
Que el tiempo de la niñez pasa con tal ligereza
Que a poco, reminiscencias, quedarán en el regazo…

Sé humilde y leal compañera de Papá y de Mamá
Y amiga como ninguna de Gabriela y de Mariana;
Sirve de guía a Marcelo, que no habrá felicidad
Que se compare a tener, su mutuo apoyo, mañana…

Debes ser muy respetuosa con Maestros y mayores,
Honesta, cordial, prudente, reservada y cariñosa,
Que seas reconocida, no por ser de las mejores
Sino por tus cualidades, que es distinción más honrosa.

Que esa dulzura tan tuya, que trasuntas sin buscarlo
La sigas brindando siempre, a despecho de tropiezos,
Para que tu trato amable, sea un placer disfrutarlo
Y vivas llena de amor, en un contínuo embeleso!

Mi Vero, te doy las gracias, con todo mi corazón
Por aquello que supiste rescatarme de la vida,
Valorando a la distancia, en cálida evocación
Dejándome ese agridulce de una etapa tan querida!

Cuántas cosas se hilvanaron, tras la lectura de un verso!
Tu voz, uniendo el pasado con tu futuro y mi anhelo…
Quizás nunca sepas cuánto, abarcará en mi universo
El cariño de sus nietos, para este lírico abuelo!

Paraná,
Noviembre de 1986.

Anuncios

Acerca de Remalamadre

Mamá de dos
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Mi abuelo, el poeta..

  1. Mona Lisa dijo:

    Gracias Meli…yo todavía me emociono mucho cuando lo leo, y ha sido mi guía en la vida. Todos los consejos los releo cuando veo que me estoy bandeando, que dejé las muñecas para creerme grande. Gracias! Yo tb te quiero

  2. qué recuerdo más lindo, vero. cada verso de ese poema destila amor de abuelo. no tiene precio. imagino que es un papel escrito a mano, no?

  3. Mona Lisa dijo:

    Nooo, como a mano!! En máquina de escribir…creo que todos los originales están así. Pero además tengo la versión lista para encuadrar hecha por un dibujante, con ilustraciones. Lo que pasa que son seis hojas, seis cuadritos y es medio mucho. Nunca se donde ponerlos. Un recuerdo hermoso. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s